jueves, 14 de mayo de 2009

Anoche...

Estaba en mi recámara, escuché un ruido pero no le di mucha importancia, seguí leyendo mi libro mientras la televisión encendida hacía de música de fondo, eran más de las 2 de la madrugada, vi el reloj y dije sólo dos páginas más.

Volví a escuchar un ruido y cuando volteé, ahí estaba el, sentí una punzada en el estómago, debía estar soñando... eso creí... alto, fornido, sus enormes y misteriosos ojos se encontraron con los míos. Me levanté de un salto de la cama para ir hacia el, pero me detuvo, puso su mano sobre mi estómago e hizo que me sentara en la cama, dejé mi libro a un lado, sin preocuparme en volver a poner el separador en la página indicada. No dejaba de mirarlo, ni el a mí.

Respiraba con dificultad y sentía que el corazón me iba a explotar, no podía creer que estuviera conmigo, volteé alrededor y todo estaba en su lugar, me seguía preguntando cómo es que había entrado a mi casa y a mi cuarto sin que mi papá lo hubiera escuchado.

El se acercó un poco más, su mano se posó sobre mi mejilla, la acarició, luego me acarició el cabello con sus toscos dedos y me empujó suavemente para que me recostara en la cama, yo cedí sin dificultad alguna cerrando los ojos.

Mi mente trabajaba como reloj, haciéndose mil preguntas sin encontrar respuestas lógicas, mi corazón se iba a salir de mi cuerpo y mis manos comenzaron a sudar, de pronto sentí un peso encima de mi y al abrir los ojos, ahí estaban los suyos, encontrándose, dándome todas las respuestas a mis preguntas.

Abrí la boca... para decir su nombre, pero puso un dedo sobre ella y simplemente sonrió, tomo mi cara entre sus manos y se acercó suave y lentamente para besarme. Empezó muy lento, rozándome apenas los labios, yo estaba petrificada y apenas si pude corresponderle el beso, me di cuenta que el se extrañó ante esa reacción y se separó de mi, me miró fijamente cómo pregúntandome algo con esos ojos... sus ojos.

Tomé aire y me acerqué rápidamente para besarlo, nos separamos y el sonrió con tranquilidad, me recargué sobre la almohada y el volvió a besarme, lento, suave y después cada vez más intensa y apasionadamente, mientras me acariciaba con su mano.

Casi sin darme cuenta, me tomó entre sus brazos y ya estaba encima de el, sin despegar nuestros labios, mi cabello cayó sobre su cara, seguía acariciándome sin parar y mi corazón no dejaba de bombear sangre que yo sentía estaba hirviendo. Volvió a girar y estaba de nuevo sobre mí, dejó de besar mis labios y fue hacia mi cuello, bajando lentamente, besando cada centímetro, sin dejar espacio alguno sin rastro suyo.

Tomo una de mis manos y la puso sobre su pecho, sin pensarlo comencé a desabrochar su camisa, sentir su pecho desnudo puso mi corazón más agitado aún, el me levantó en un movimiento rápido y me quitó la blusa, siguió besándome, mientras yo me preguntaba si mi papá no nos estaría escuchando en la habitación de al lado; parecía q leía mi mente porque casi en un susurro me dijo: "esta totalmente dormido". Sentía su respiración sobre mi cuello, sus labios yendo de un lado a otro, besándome sin parar, mientras sus manos recorrían cada rincón de mi cuerpo.

A lo lejos comencé a escuchar una canción, mientras el bajaba el tirante de mi sostén sin dejar de besarme, mi corazón iba a explotar en mil pedazos por la presión, siempre había besado con los ojos cerrados pero esta vez no quería perderme ni un segundo de verlo. La canción seguía sonando y subiendo de volumen cada vez más, hasta el punto de reconocerla "hold you in my arms, I just wanted to hold you in my arms", era Starlight de Muse, pensé para mis adentros que no podría haber mejor soundtrack que esa canción para este momento.

Besé su pecho sin pena alguna, acariciando su espalda de arriba a abajo, todo estaba subiendo de tono, lo presentía y la canción subía de volumen también, hasta llegar a escucharla claramente "far away, this ship has taken me far away"... Cerré los ojos para dejarme llevar mientras sentía como desabrochaba mi pantalón, un botón, dos botones y al llegar al tercer botón...

Mi mamá abrió la puerta de un jalón y gritó: "¿Mónica no te piensas levantar?, ¡tu alarma ya lleva sonando un rato!"

6 comentarios:

malhechecito dijo...

Chales que noche tan cachonda ja ja ja, pero al despertar uno se siente feo o no???, en fin, que se le va a hacer.
Un saludo

PoNyErY dijo...

Jajaja suele suceder!!! caracho!!! odio cuando eso pasa uno soñando bien pariurix y el inche despertador!!!

Saluditos Biatch

PanDroCita dijo...

jajajaja
a cachondona

* R e N a * dijo...

jajajajajajaja no manches ya sabía q era un sueñoooo xD

HGarza dijo...

Hola, aquí pagando la visita después de todas las veces que nos has favorecido con tus opiniones. Esperamos seguirte viendo por cinecinecine.com

chachin dijo...

muajaja...hace mucho que no tengo ese tipo de sueños..yo los llamo "sueños cirqueros"


((
; )